English

Twitter Linkedin Facebook
 

 
  Rinoplastía (Cirugía de nariz)
 
 
   
 
 
 
 

La rinoplastia es una de las intervenciones quirúrgicas que más frecuentemente realizan los cirujanos plásticos. Este procedimiento puede producir cambios en el aspecto, estructura y función de la nariz, además  de reducir o aumentar el tamaño, cambiar la forma de la punta, estrechar la anchura de las alas, o modificar el ángulo entre la nariz y el labio superior. Esta operación también  puede ayudar a corregir defectos de nacimiento, lesiones nasales,  algunos problemas respiratorios o reparar traumatismos resultantes de accidentes o actividades deportivas.
En este caso, mas que en cualquier otro, el criterio estético del profesional debe ser optimo: elegir la armonía con el resto de la cara, junto con la naturalidad es la misión especifica del cirujano.-
Salvo raras excepciones, toda la intervención se hace a través de las fosas nasales, por lo que no quedan cicatrices visibles
Considero importante recalcar que no existe un tipo universal de rinoplastia que cubra las necesidades de cada paciente, sino que se diseña para cada persona un procedimiento particular que responda a sus expectativas y necesidades. Por lo tanto conviene que la conversación preoperatoria con el Cirujano sea pausada y clara, pues deben quedar muy claras las expectativas del paciente, y lo que la cirugía puede lograr en cada caso, ya que a veces los objetivos son poco realistas, debiendo contribuir el Cirujano Plástico a aclarar todas las dudas que se tengan sobre la cirugía.
La intervención dura alrededor de una hora y es muy bien tolerada con anestesia local y sedación endovenosa; luego se coloca un yeso para inmovilizar la zona por 7 días.

En el post-operatorio se indica reposo por 48 horas, analgésicos y antinflamatorios.

¿Cuándo está indicado realizarse una rinoplastia?

La rinoplastia se realiza en hombres y mujeres de casi cualquier edad que presenten una disconformidad con su nariz, estableciéndose una edad mínima de intervención de unos 14-15 años, necesarios para la madurez del esqueleto facial.

Los candidatos ideales para una rinoplastia son:

  • La nariz es demasiado grande para la cara.
  • Existe una protuberancia o un hundimiento en el perfil de la nariz.
  • La nariz vista de frente es ancha.
  • La nariz vista de frente esta desviada.
  • La punta de la nariz es gruesa.
  • La punta de la nariz esta caída (“nariz aguileña”).
  • Los agujeros nasales están demasiado abiertos o cerrados.
  • Algunos casos de dificultad para respirar correctamente.

 

Consultar